• La Fundación del Oceanogràfic y de Aguas de Valencia organizan junto a la Fundación Columbus una actuación protagonizada por el pianista Ramón Tebar, el cellista Ángel Luis Quintana y la mezzosoprano María José Montiel

 

Los músicos Ángel Luis Quintana, Ramón Tebar y María José Montiel, junto a Mercedes Calabuig, en representación de la Fundación Aguas de Valencia y Fundación Oceanográfic, la directora general de la Fundación Columbus, Ana Gómez, y el secretario Javier García.

07 de diciembre de 2017.- En un escenario privilegiado como es el Oceanogràfic de Valencia, y rodeados de belugas y tiburones, el pasado lunes 4 de diciembre, los tres músicos de primer orden que protagonizarán el primero concierto de la gira benéfica “A tempo. Il Soldato & Friends”, organizada por la Fundación Columbus, tuvieron la ocasión de mostrar al público visitante algunas de las piezas que se escucharán el 11 de diciembre, en la Beneficència en Valencia.

La premiada mezzosoprano María José Montiel, el director de la Orquesta de València, Ramón Tebar, y el solista de la Orquesta Nacional de España, Ángel Luis Quintana, interpretaron junto a las belugas, en la zona Ártico, y en el túnel de tiburones, en Océanos, un variado repertorio que incluía un guiño a las fiestas navideñas como “El pastorcito santo”, del maestro Rodrigo. El concierto, organizado por la Fundación del Oceanogràfic y la Fundación Aguas de Valencia, sirvió como ensayo general ante el arranque inminente de la gira benéfica que la Fundación Columbus ha puesto en marcha con el fin de acercar -a través de la cultura- su misión: facilitar el acceso a las terapias más punteras para tratar a niños con cáncer y enfermedades raras que de otra manera no tendrían opción a ellas.

En nombre de la Fundación Aguas de Valencia y Fundación Oceanográfic, Mercedes Calabuig aprovechó para expresar su satisfacción por poder alojar este acto y explicó el porqué de la elección del escenario del Ártico: “allí es donde habitan las belugas, y precisamente estos animales son conocidos como los canarios del mar por los muchos y diversos sonidos que emiten”.

Por su parta, el secretario de la Fundación Columbus, Javier García, agradeció al Oceanogràfic “la gran labor que hace a través de su Fundación”, y destacó el trabajo que desde la Fundación Columbus acaban de poner en marcha con el fin de impulsar la innovación científica española y posibilitar terapias más avanzadas y efectivas, a las personas más necesitadas que padecen enfermedades raras y de tipo oncológico –en particular a los niños– a fin de que logren una mejor esperanza y calidad de vida”.

Un concierto,  dos escenarios
El concierto, protagonizado por la mezzosoprano María José Montiel, el director de la Orquesta de València, Ramón Tebar, y el solista de la Orquesta Nacional de España, Ángel Luis Quintana -acompañado de su ya inseparable cello “Il Soldato”, tuvo dos escenarios de excepción.

En primer lugar, el terceto interpretó ante el constante paso curioso de las belugas Kairo, Yulka y su hijo Kylu, que habitan en el Ártico, el aria de Mignon, À Chloris y una emocionante “El día que me quieras”, que arrancaron los aplausos no sólo de los espectadores allí congregados, sino también de los visitantes del Oceanogàfic, que se toparon inesperadamente con este especial espectáculo. Posteriormente, en el túnel del área de Océanos, el maestro Quintana, y la cantante Montiel tocaron, bajo el parsimonioso ir y venir de tiburones, rayas, peces guitarra y obispo, entre otros, el villancico “El pastorcito santo” y “Meditación de Thais”.

Finalmente, María José Montiel protagonizó un momento único al poder cantar directamente a Kylu y su madre Yulka desde el escenario alto del Ártico. “Ha sido una experiencia que no olvidaré nunca”, comentó al terminar el recital. Los tres músicos pusieron de relieve el extraordinario marco del concierto y aseguraron haber sentido una especial motivación por el entorno y la presencia de los animales.