Impulsar la innovación científica española –motor de desarrollo económico y social– para obtener nuevos y más efectivos tratamientos que tengan un impacto real.

Para ello, se contribuye a la difusión del trabajo de investigadores españoles y al desarrollo de sus competencias, conectando el mundo de la investigación con la iniciativa empresarial.