Difícil de olvidar… El concierto solidario del pasado 11 de diciembre en el Museo Nacional del Prado será una de esas experiencias que conservar en la memoria. La sala de “Las meninas” y cada uno de los cuadros de Velázquez que alberga fueron testigos del talento de la mezzosoprano y embajadora de la Fundación Columbus, María José Montiel, de la energía del chelista Ángel Luis Quintana y del virtuosismo al piano de Iván Martín y Toni Pearson, acompañados por Sheila Gómez, al violín.

Alrededor de 200 personas pudieron disfrutar de este extraordinario concierto solidario en apoyo al trabajo que desde la Fundación Columbus llevamos haciendo estos dos últimos años. Desde que en 2017 empezáramos a poner al alcance de quienes más lo necesitan la ciencia y la innovación.

Durante este tiempo, más de 60 niños y niñas con cáncer han recibido tratamiento fuera de España con protonterapia, y hemos iniciado nuestra andadura en terapia génica para tratar a pacientes afectados por la deficiencia de la descarboxilasa de aminoácidos aromáticos (AADC), también conocida como párkinson juvenil, una enfermedad rara e incurable contra la que estamos luchando con la inestimable colaboración del doctor Krystof Bankiewicz, que no quiso perderse el evento. Hasta el momento, hemos podido dar a 18 niños una nueva esperanza en su vida. Precisamente el doctor estuvo acompañado por parte del equipo de la Columbus Children´s Foundation, sede de la Fundación Columbus en Estados Unidos, y que permitirá impulsar la investigación y el desarrollo de las terapias más avanzadas.

Además, al recital asistieron la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia; el presidente del Real Patronato del Museo del Prado, Javier Solana; la presidenta de la Fundación Cotec para la innovación y ex ministra de Ciencia e Innovación-del Gobierno de España, Cristina Garmendia; el presidente del Consejo Ejecutivo Nacional de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), Ignacio Muñoz, y la directora general de la Fundación Princesa de Girona, Mònica Margarit. Y, por supuesto,  parte del equipo de la Fundación Querer, colaboradores en el evento, que bajo el liderazgo de Pilar García de la Granja realizan una excelente labor en la educación de niños con enfermedades neurológicas.

Durante una hora la sala XII del Prado y adyacentes vibraron con un variado programa dividido en dos bloques, “música española” y “música francesa”. Destacan las piezas, entre otros compositores, de Enrique Granados, Manuel de Falla, Friedrich Chopin, Gabriel Fauré o Camille Saint-Saëns, cuyo sobrecogedor ‘Mon coeur s’ouvre á ta voix’ (aria de Dalila) sirvió como broche de oro del recital, poniendo de pie a todo el aforo.

La atmósfera que se creó fue perfecta para celebrar nuestro segundo aniversario. Y rodeados de tantas personas que nos apoyan cada día. Pero esto no es más que el principio. Nos esperan retos más ambiciosos. Seguiremos investigando en otros campos y otras enfermedades igualmente devastadoras para dar esperanza a las familias afectadas. Y todo ello sin olvidarnos del programa de protones que seguirá apoyando a los niños con tumores y a sus familias.