Que la protonterapia es una tecnología necesaria para muchas personas que están luchando contra un cáncer es un hecho. Solo en lo que va de año, desde la Fundación Columbus hemos podido asistir a 15 familias en su proceso para recibir radioterapia con protones en instalaciones fuera de España, y luchar así contra la enfermedad que padecen. Tres han sido pacientes adultos y doce pediátricos.

Nora es una de esos niños que ha podido recibir atención médica especializada gracias al acompañamiento de la organización. Tiene siete años y acaba de terminar el tratamiento en Essen, Alemania. En diciembre de 2018 le diagnosticaron un tumor cerebral y, tras dos cirugías, sus padres contactaron con la fundación para que la pequeña pudiera iniciar los trámites para recibir asistencia médica en el extranjero, ya que esta tecnología de momento no está disponible en ningún centro hospitalario en España.

Como Nora, muy pronto nuevos luchadores darán por concluido el proceso. “Marc, Laia, César y otros tantos pacientes están ahora en diferentes fases previas, ya sea terminando la quimioterapia, a la espera de alguna prueba o cirugía, aguardando la valoración del centro extranjero sobre la idoneidad de los protones en su caso, etc.”, comenta la directora de la Fundación Columbus, Ana Gómez, quien coordina todo el programa, desde el primer contacto con las familias hasta el seguimiento, incluso tras recibir la terapia.

“Una vez el equipo médico acuerda la indicación de protones, nos coordinamos con ellos y con el centro extranjero para la preparación y envío de la documentación necesaria, y contactamos con la familia para asistirles en todo aquello que tiene que ver con su traslado”, comenta. Dentro del apoyo ofrecido a las familias, además, “nos encargamos de asistirles en la solicitud de autorización para el tratamiento en el extranjero, la organización del viaje y de la estancia (búsqueda de traductores, alojamiento, transporte, etc.), o en la tramitación de ayudas económicas para aquellas que las necesiten“.

Desde que enero de 2018 comenzara el programa de protones, la fundación ha logrado coordinarse con hospitales españoles para poder facilitar a las familias afectadas el acceso a la terapia en cetros extranjeros. En este sentido, ha sido crucial la comunicación con estas instituciones, como es el caso del Hospital Universitario de Alicante, Niño Jesús en Madrid o Sant Joan de Déu y Vall d’Hebrón, ambos en Barcelona. Todo ello ha servido para trasladar los casos atendidos en España a los hospitales de Pavia, en Italia, o Essen y Heidelberg, en Alemania, donde sí se usa la protonterapia desde hace años.

Si quieres apoyarnos para que lleguemos a más personas, puedes colaborar desde la web.